logo

Programa de Cronicidad y Enfermedades Prevalentes

Acerca del Programa


El Programa de cobertura de medicación, tanto para Patologías Crónicas como para Salud Sexual y Procreación Responsable, se encuentra en vigencia desde el año 2004, a partir de la implementación de la Resolución 310/04 del Ministerio de Salud. En forma semestral o anual, según los requerimientos de las filiales o profesionales, se efectúan actualizaciones del VDM con inclusión de las drogas solicitadas, conformando, de esta manera un VDM que supera ampliamente los requerimientos de la Res. 310/04, tanto en drogas como en marcas y presentaciones comerciales.
Los afiliados deben presentar un Formulario de Cronicidad o Salud Sexual y P. Responsable, confeccionado por su médico tratante, cada 6 meses en la Oficina de Auditoría Médica de su filial de pertenencia.
El Programa de cronicidad está destinado a aquellos afiliados que padecen enfermedades crónicas frecuentes.

Enfermedades Oftalmológicas

Glaucoma

Enfermedades Endocrinólogas

Hipotiroidismo
Hipertiroidismo
Dislipemias


Enfermedades cardiovasculares

Enfermedades cardiovasculares
Hipertensión Arterial esencial
Hipertensión Arterial secundaria
Insuficiencia cardíaca
Arritmias
Terapéutuca antiagregante
Prevención primaria de la cardiopatía isquémica

Enfermedades Respiratorias:

EPOC
Asma Bronquial
Fibrosis pulmonar

Enfermedades Neurológicas:

Parkinson
Epilepsias

Enfermedades Psiquiátricas

Trastorno Bipolar
Psicosis orgánicas

Enfermedades Inflamatorias y Reumáticas :


Gota crónica
Artritis reumatoidea
Colitis ulcerosa
Enfermedad inflamatoria crónica
Enfermedad de crohn
LES (Lupus erimatoso sistémico)

Importante


Las recetas extendidas por el profesional deben constar de todos los datos del afiliado (nombre y apellido, número de afiliado, parentesco en caso de no ser el titular y edad), los medicamentos solicitados (génerico y nombre comercial sugerido, forma farmacéutica y cantidad, no más de tres por receta), firma y sello del médico, número de prestador y fecha de emisión. Los cambios de tinta o cualquier enmienda deben ser salvados por quien confeccionó la receta.